Skip to content

Las competencias básicas en la materia de Ciencias Sociales

febrero 14, 2012

La incorporación del concepto de competencias básicas a la enseñanza obligatoria conlleva la resolución de un problema que nos afecta directamente a los docentes de Secundaria, debido a la disparidad de criterios que suelen aplicarse con respecto al mismo: la selección y determinación de los aprendizajes que consideramos básicos para que cualquier persona pueda desenvolverse activamente en la sociedad.

El propio concepto de competencia ha sido objeto de numerosos y disputados intentos de definición. Por su amplia definición y por su trascendencia para la articulación de los sistemas educativos actuales, podemos escoger como una definición representativa, la propuesta por el proyecto DeSeCo. El Proyecto DeSeCo (1996-2003) es un proyecto promovido y desarrollado por la OCDE con el fin de establecer un marco para la evaluación de las competencias clave (key competences) en los sistemas educativos actuales. Los responsables del proyecto definen competencia como:

Vista desde fuera, una competencia puede ser definida como la habilidad que permite superar las demandas sociales o individuales, desarrollar una actividad o una tarea. Vista desde dentro, cada competencia es construida como una combinación de habilidades prácticas y cognitivas, conocimiento (incluyendo conocimiento tácito), motivación, valores, actitudes, emociones y otros componentes conductuales y sociales que hacen posible la realización de una determinada acción.

El concepto de competencia, tal y como ha sido presentado, tiene para diferentes autores, tanto una “lógica social” como una “lógica económica” que motiva su inserción en los currículos. La lógica social de las competencias vincula este tipo de aprendizaje práctico hacia la profundización de una perspectiva democrática del desarrollo social. Por su parte, la lógica económica vincula las competencias con una nueva visión del capital humano en el contexto de la economía globalizada neoliberal. La materia de Ciencias Sociales supone una herramienta tremendamente valiosa para desarrollar la lógica social de las competencias básicas, fomentando la adquisición de destrezas como:

  • Poder identificar, evaluar y defender los recursos, los derechos, los límites y las necesidades del individuo.
  • Poder, de manera individual o grupal, formar y llevar a cabo proyectos, así como desarrollar estrategias.
  • Poder analizar situaciones, relaciones y campos de fuerza de manera integral.
  • Poder cooperar, actuar en sinergia y participar de un liderazgo colectivo y compartido.
  • Poder construir y operar organizaciones democráticas y sistemas de acción colectiva.
  • Poder manejar y resolver conflictos.
  • Poder jugar siguiendo las reglas, usarlas y funcionar apoyándose en ellas.
  • Poder construir órdenes negociadas por encima de las diferencias culturales.
La lógica económica de las competencias básicas también puede ser abordada eficazmente desde la materia de Geografía e Historia, ya que las tareas de trabajo que vamos a llevar al aula con nuestros alumnos, pueden profundizar en aspectos tales como:
  • La descripción y explicación del marco físico que rodea a los colectivos humanos y sus consecuencias desde el punto de vista medioambiental y económico.
  • El fomento de la lectura y la escritura y su relación con la literatura y el periodismo.
  • El estudio de la política y su vinculación con el mundo del Derecho y otras ciencias humanas.
  • El análisis económico y su relación con la actividad empresarial.
  • La comprensión de los fenómenos y movimientos sociales y su proyección en las disciplinas humanísticas.
  • La relación del mundo de las ideas con la filosofía, la literatura, la cultura y el arte.
  • La valoración del patrimonio artístico y sus vínculos con actividades económicas actuales de puesta en valor del mismo.

El equilibrio entre ambos enfoques, es decir, el currículo orientado a las competencias como poder ciudadano, frente a la construcción del currículo en demanda a las necesidades del mundo laboral, es una de las cuestiones más debatidas por los teóricos de la educación actuales, en relación con las competencias básicas. En el diseño de actividades y tareas, será preciso presentar las competencias apostando por su valor para el conjunto de los ciudadanos, profundizando en el desarrollo democrático de las sociedades y atendiendo por otra parte, a las necesidades del mercado laboral, pero impidiendo en la medida de lo posible que el mundo del trabajo instrumentalice el ámbito educativo.

En consecuencia, ¿qué son las competencias básicas? Las competencias básicas han sido definidas como un tipo de aprendizaje caracterizado por la forma en que cualquier persona logra combinar sus múltiples recursos personales para lograr una respuesta satisfactoria a una tarea planteada en un contexto definido. Las ocho competencias básicas que ha incluido el Ministerio de Educación en España en los decretos de enseñanzas mínimas son una selección de las competencias posibles. La selección de las competencias básicas se ha llevado a cabo porque aúnan tres criterios esenciales:

Es sabido por todos, que en los decretos de currículo impuestos por el Ministerio de Educación a partir de la Ley Orgánica de Educación (LOE), las competencias básicas escogidas a partir de los dictámenes de la Comisión Europea, han sido ocho:

  1. Competencia en comunicación lingüística.
  2. Competencia matemática.
  3. Competencia en el conocimiento e interacción con el mundo físico.
  4. Tratamiento de la información y competencia digital.
  5. Competencia social y ciudadana.
  6. Competencia cultural y artística.
  7. Competencia para aprender a aprender.
  8. Autonomía e iniciativa personal.

En la siguiente presentación elaborada por el CPR de Oviedo, podemos profundizar y desarrollar algunos de los conceptos expuestos en este artículo:

BIBLIOGRAFÍA:

  • MOYA OTERO, José; LUENGO HORCAJO, Florencio (coords.): Teoría y práctica de las competencias básicas, Barcelona, Graó, 2011.
  • BERNSTEIN, B.: Pedagogía, control simbólico e identidad, Madrid, Morata, 1998.
  • PERRENOUD, P.: Construir competencias desde la escuela, Santiago de Chile, Dolmen, 2002.
Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: