Skip to content

¿Será la #LOMCE una Ley Orgánica para la Memorización de Contenidos Estandarizados?

enero 3, 2015

2015 será el año de la incorporación de la LOMCE en los cursos 1º y 3º de Educación Secundaria Obligatoria. Y hoy, el Boletín Oficial del Estado publica el Real Decreto 1105/2014, de 26 de diciembre, por el que se establece el currículo básico de la Educación Secundaria Obligatoria y del Bachillerato. Dada la importancia del cambio normativo que conlleva la publicación de la nueva ley, me gustaría reflexionar sobre algunos de los aspectos que incorpora referidos al currículo de la materia de Geografía e Historia en la ESO.

La LOMCE es una ley que otorga una prioridad absoluta a la evaluación de los aprendizajes que adquieren los alumnos dentro del sistema educativo. En torno a las características de la evaluación se debe realizar toda la labor de planificación y programación educativa a partir de la LOMCE. Uno de los elementos  clave aportados por el nuevo currículo son los estándares de aprendizaje evaluables, entendidos como concreciones de los criterios de evaluación que permiten definir los resultados de los aprendizajes y detallan mediante acciones lo que el alumno debe saber y saber hacer en cada materia. Los estándares deben permitir graduar el rendimiento o logro alcanzado a través de descriptores o indicadores y tienen que ser observables, medibles y evaluables para facilitar el diseño de pruebas estandarizadas y comparables. Los estándares de evaluación son un recurso curricular arraigado en países como Estados Unidos (Common Core Standards) y en algunos de América Latina. Definir dichos estándares era una labor que antes de la LOMCE correspondía realizar al profesorado de los centros con el fin de detallar el nivel de adquisición de los objetivos, los contenidos, las competencias básicas y los criterios de evaluación. Definir los aprendizajes básicos o imprescindibles es una tarea seria y compleja que requiere un amplio consenso social en torno al concepto de educación y de ciudadanía que se desea para un país. Un ejercicio que, lamentablemente, ni la LOMCE ni otros textos educativos anteriores aprobados por gobiernos distintos, ha sido realizado en España.

Family

“Family”. Imagen en Pixabay. Licencia de Dominio Público.

La LOMCE entiende los estándares de aprendizaje como una pormenorización exclusiva de los contenidos y de los criterios de evaluación, por lo que no aparecen relacionados en el texto curricular con las competencias básicas. En ese sentido se potencia más el “saber” que el “saber hacer” incluido en la propia definición de los estándares. La formación del alumnado en un aprendizaje que estimule el desarrollo de sus múltiples destrezas con el fin de proporcionarle herramientas para aprender a lo largo de su vida, integrarlo activamente en el ejercicio de la ciudadanía democrática y en el mundo laboral del siglo XXI, son algunas de las ideas que inspiraron en su día en el seno de la Unión Europea, la incorporación de las competencias básicas al currículo. De manera similar, aunque quizá más centrado en el desarrollo profesional y competitivo de los estudiantes, fueron diseñados en Estados Unidos los estándares del “Núcleo Común”. En definitiva, la LOMCE debería concretar qué modelo de estudiantes y ciudadanos desea en la definición de sus estándares de aprendizaje, pues cierran el currículo de una manera muy precisa, dejando solo margen de actuación al profesorado en la articulación de los niveles de logro de los mismos.

Observemos de manera rápida la siguiente nube léxica construida a partir del texto de los estándares de evaluación que la LOMCE incluye para la materia de Geografía e Historia a lo largo de los cuatro cursos de ESO.

Nube léxica LOMCE

Como se puede apreciar de forma rápida, hace hincapié en habilidades como el análisis, la comparación, la descripción, localización, identificación y explicación de acontecimientos de carácter geográfico (fundamentalmente a través del uso de mapas) e históricos centrados en España y en Europa esencialmente. En la definición de dichos estándares predomina el componente epistemológico aportado por nuestra disciplina sobre otros más competenciales, como podrían ser la educación en valores (que prácticamente no se evalúa), la competencia social y ciudadana (saber hacer por antonomasia de nuestra materia) y otras destrezas a mi juicio imprescindibles en la sociedad globalizada en la que vivimos, como la capacidad de investigación, la creatividad, el uso de las TIC, la oralidad y el trabajo en equipo de nuestros discentes. En los estándares de Geografía e Historia no aparecen o lo hacen de manera testimonial, verbos como aprender, interpretar, valorar, debatir, discutir o exponer. La realización de tareas competenciales o proyectos están inducidos mediante estándares casi de manera exclusiva a la realización de mapas conceptuales que organicen las ideas del alumnado sobre determinados temas del currículo. Llama poderosamente la atención que el análisis e interpretación de textos y fuentes documentales se haya relegado a un plano secundario en comparación con el análisis cartográfico, máxime teniendo en cuenta la urgencia presente en nuestro sistema educativo en lo que respecta a la mejora de la competencia lectora y escrita del alumnado.  Comparemos por un momento la imagen anterior con la nube léxica que he generado a partir los estándares de evaluación norteamericanos equiparables a la Educación Secundaria norteamericana del núcleo curricular común del Estado de Ciencias Sociales.

Nube léxica Common Core EEUU

Es tremendamente significativo el valor concedido al análisis de textos en este documento curricular y a las habilidades que los alumnos deben desarrollar en el análisis de la información de las fuentes, en la búsqueda de ideas relevantes, claves, niveles comunicativos, resumen, significado, explicación, lectura, en la distinción entre fuentes primarias y secundarias, su estructura, vocabulario o visión del autor sobre unos hechos determinados.

Por otra parte, en la nube léxica no aparecen -ni apenas en el currículo oficial-, los términos democracia, derechos ni sus derivados. En síntesis, los estándares de evaluación aportan una presión evaluadora centrada en los conceptos y destrezas más puros de nuestra disciplina, relegando prácticamente al exilio curricular, la formación del alumno como ciudadano y su participación en el seno de las sociedades democráticas, uno de los aspectos fundamentales de la propia definición de competencia básica y del sentido de la educación en pleno siglo XXI. La redacción de los estándares de evaluación de la LOMCE en Geografía e Historia parece haber olvidado la fuente social del currículo.

 Un primer análisis del texto podría llevar a la conclusión de que la LOMCE incrementará la presión sobre el profesorado a la hora de abordar el currículo y preparar pruebas objetivas y actividades de clase guiadas al cumplimiento de los estándares de aprendizaje. Máxime cuando la obtención del graduado en Secundaria estará sujeto a la superación de pruebas de fin de etapa al finalizar 4º de ESO.

Una vez más, deberemos apelar a la creatividad de los docentes, a su ilusión por enseñar de una manera innovadora para que la llamada Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa no se convierta en la práctica, en una Ley Orgánica para la Memorización de Contenidos Estandarizados.

Anuncios

From → Formación

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: