Skip to content

Juegos de rol en el aula de Ciencias Sociales

junio 5, 2015

La enseñanza de las Ciencias Sociales, en el contexto que estamos viviendo a principios del siglo XXI, debe interpretarse por parte de los docentes como un saber que puede aportar grandes logros en la mejora de la competencia ciudadana de nuestro alumnado. En este sentido, cada vez más docentes sentimos que es absolutamente necesario hacer participar a nuestros alumnos en tareas que impliquen su participación directa en procesos de toma de decisiones de cierta complejidad, a través de la colaboración, el diálogo y la transparencia en la gestión de los recursos de aprendizaje y de evaluación. Sirviendo como un ejemplo que eduque a los estudiantes en la asimilación de dichos hábitos democráticos.

Los juegos de rol son una tarea que, además de desarrollar diferentes capacidades o inteligencias del alumnado, garantizan su identificación personal con el objeto de estudio. En otras palabras, convierten el proceso de enseñanza-aprendizaje en una vivencia personal que permite que el alumno se apropie de aquello que estudia, proporcionando un aprendizaje realmente significativo. Se trata de experiencias interesantes para las Áreas No Lingüísticas de las Secciones Bilingües, pues desarrollan diversas destrezas comunicativas desde la materia, estimulando la fluidez en el uso de la lengua extranjera en todos sus registros.

Recientemente, en la materia Educación para la Ciudadanía, hemos puesto en práctica un juego de rol que partía de la siguiente situación introductoria.

The government of your country is considering to set up a nuclear power plant in your village. The village is located close to the sea, with wonderful sceneries and a lot of natural resources. Most of the population who live there work in agriculture, but this sector is being affected by recession, so unemployment is rising and it’s threatening the future of the workers.

El grupo-clase se organizó en diversos equipos que debían preparar un material que les permitiese defender su punto de vista a favor o en contra de la instalación de la central nuclear en una asamblea ciudadana de la cual saldría la decisión final acerca de esta problemática.

Nuclear. Imagen en Pixabay, Licencia DP

Nuclear. Imagen en Pixabay, Licencia DP

El primer grupo estuvo conformado por los representantes del gobierno, que prepararon un informe aportando argumentos a favor de su idea. El gobierno local tuvo la opción de elegir cuál sería su postura, valorando por una parte el riesgo medioambiental que generaría la central nuclear y por otra, cómo podría afectar a la economía del municipio. Finalmente, sus componentes optaron por oponerse a la medida, razonando sus argumentos en un mapa conceptual. A favor de la medida estaba un colectivo formado por los parados y un grupo de empresarias de la localidad que veían la planta nuclear como una iniciativa que podría reducir la tasa de paro e incentivar la inversión. Los ecologistas defendieron con vehemencia su negativa, así como los trabajadores del sector primario, que subrayaron que la iniciativa podría dañar la calidad de sus cultivos y ser, a la postre, perjudicial para muchas familias que vivían de la agricultura. La asociación de vecinos también tuvo que dirimir qué actitud desarrollar ante la iniciativa, pronunciándose finalmente por el no. El último agente que intervino fue la prensa local, que redactó un artículo recogiendo los puntos de vista y argumentos de cada uno de los grupos involucrados.

La asamblea ciudadana se desarrolló en una sesión. Cada grupo intervino en primer lugar, apoyándose con su material para exponer sus ideas. En una segunda fase, se produjo un debate en el que de manera espontánea, los alumnos fueron participando argumentando y rebatiendo opiniones. Finalmente, se procedió a una votación en la que por un solo voto de diferencia, triunfó el No.

En líneas generales, la valoración de la experiencia con este tipo de dinámicas de clase ha sido satisfactoria. Entre los aspectos menos gratificantes debo resaltar que a pesar de la insistencia y revisión del trabajo por parte del profesor, han persistido errores ortográficos y gramaticales en el texto elaborado por los estudiantes. Sin embargo, son mucho mayores los aspectos positivos, entre los que destacaría sobre todo la fluidez con la que intervinieron oralmente en clase durante la asamblea ciudadana y que asimilaron perfectamente la complejidad que conlleva un proceso de toma de decisiones en una sociedad democrática, en la que la pluralidad de intereses y por tanto, la necesidad de llegar a acuerdos mediante el diálogo, son la norma común.

Anuncios

From → CLIL Citizenship

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: