Skip to content

Quiero enseñarte a cambiar el mundo

septiembre 16, 2015

Una de las características más fascinantes de la adolescencia es el idealismo. Nuestros jóvenes tienden a sentir un entusiasmo espontáneo, desbordante, por aquello que les interesa o les genera cierta inquietud. Es una creencia generalizada que la pérdida de este idealismo pasional es una característica propia de la madurez, una etapa en la que se impone un mayor realismo y una visión más práctica de todo lo que nos rodea. Sin embargo, muchos personajes históricos que han contribuido a mejorar nuestro mundo, nunca perdieron con el paso de los años su vehemente convicción de que la realidad debía y podía cambiar.

I will change the world

I will change the world. Imagen de Haupillusionator en Flickr. Licencia CC BY NC SA

La inmensa mayoría de los docentes de Ciencias Sociales nos esforzamos día tras día no solo por enseñar a nuestros alumnos bloques de contenidos con información sobre el pasado o el presente, sino por despertar su espíritu crítico y su sentido de la responsabilidad cívica y social. El Recurso Educativo Abierto “Somos la Revolución” de CeDeC, nació con el espíritu de aunar la arraigada vocación de enseñar a pensar de nuestros docentes con la decidida actitud de rebeldía propia de nuestros estudiantes.

El recurso se basa en la metodología activa del Aprendizaje basado en Proyectos. Parte de una situación-problema que intenta concienciar al alumnado sobre ciertas situaciones de desigualdad que existen en el mundo actual, invitándole a estudiar las transformaciones políticas, sociales y económicas del siglo XIX bajo la óptica de varias generaciones de personajes que creyeron firmemente en la necesidad de cambiar el mundo en el que vivían. El proceso de enseñanza-aprendizaje se organiza a partir de varias tareas integradas que se pueden trabajar de manera aislada o conjunta, secuenciada en el tiempo, configurando así un proyecto de aula. Desde el punto de vista de la didáctica de las Ciencias Sociales, las tareas se han organizado para contribuir al logro de los siguientes objetivos:

  1. Ordenación temporal de los principales acontecimientos históricos que transformaron las estructuras políticas, económicas y sociales en el siglo XIX. A partir de la lectura inicial de un texto de Eric Hobsbawm, los alumnos llevan a cabo un proceso de definición de conceptos básicos a abordar durante la secuencia didáctica, a la vez que realizan una línea del tiempo en la que se otorga una cronología precisa a los mismos.
  2. Análisis de fuentes históricas escritas y artísticas. El comentario de textos históricos y de obras de arte son dos procedimientos básicos que debe adquirir el estudiante de Historia. En el proyecto se proporciona una batería de textos y de obras de arte que reproducen contenidos vinculados a las diversas revoluciones que se llevaron a cabo durante el siglo XIX y que los alumnos deben comentar siguiendo un método sistemático y pautado en el propio REA.
  3. Experiencia mediática a partir del uso de las TIC. Todas las tareas conllevan el uso de herramientas digitales que incentivan al alumnado a mejorar en su competencia digital. En especial, se incluye una tarea que involucra a los discentes en la elaboración de un canal de radio en el que se contengan programas diversos a partir de las situaciones analizadas en las fuentes primarias que han estudiado anteriormente. Además de la dimensión mediática de este trabajo, se intenta que el alumnado desarrolle su empatía intentando comprender la complejidad de situaciones, intereses y puntos de vista variados que condicionan los acontecimientos históricos.
  4. Contextualización del aprendizaje en la vida diaria del alumnado. El estudio de la Historia no se plantea como algo alejado del día a día de los estudiantes, sino que se les invita a crear un manifiesto en el que plasmen sus deseos de cambiar aspectos determinados del mundo en el que viven. Puede tratarse de situaciones que afecten a su vida familiar, escolar, municipal o incluso de ámbito nacional o internacional, dependiendo de los intereses e inquietudes del propio alumno. Así, se intenta que lo aprendido en el aula pueda tener un impacto real en la vida de nuestros estudiantes, abriendo la puerta a iniciativas relacionadas con el aprendizaje servicio.
  5. Fomento de la competencia social y ciudadana del alumnado a través de rúbricas de evaluación, que implican al alumnado de una manera activa en el proceso de toma de decisiones que afecta a la valoración de sus progresos y dificultades en la realización del trabajo.
Somos la revolución

Somos la Revolución. Imagen de Daniel Lobo en Flickr. Licencia CC BY.

En este inicio de curso, en el que los contenidos de Historia de 4º de ESO comienzan estudiando el bloque referente a las transformaciones políticas y socioeconómicas que dieron inicio al mundo contemporáneo, os queremos invitar a aplicar en el aula este recurso. ¿Queréis formar parte de esta revolución?

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: