Skip to content

Sobre los modelos de evaluación de caja negra

febrero 20, 2016

En repetidas ocasiones se ha hablado en este espacio de la necesidad de extender, de la mano de metodologías activas de aprendizaje, instrumentos de evaluación que destaquen por su potencial formativo para el alumnado y por su transparencia, cuyo uso en el aula profundice además en un ejercicio más consciente y activo de una ciudadanía democrática.

Sin embargo, en los últimos tiempos, observamos una multiplicación de aplicaciones y herramientas informáticas diseñadas para facilitar el proceso de evaluación del profesorado, sobrepasado por el número de estándares el currículo -a todas luces excesivo- y por la cantidad de registros que exige incorporar en sus cuadernos de evaluación. Hecho que se agrava si tenemos en cuenta el número de alumnos por grupo y la carga horaria de los docentes en la actualidad. Insisto que estas aplicaciones están concebidas para facilitar la labor del profesorado, pero si se usan de forma irreflexiva, pueden tener consecuencias negativas en la labor de evaluación y planificación docente.

Inside the black box

“Inside the black box”. Imagen de Blue Square Thing. Licencia CC BY SA NC

Evaluar tantos estándares por materia, curso y grupo tiene como primera consecuencia que el profesorado necesite la ayuda auxiliar de un cerebro artificial que sea capaz de ponderar, a través de fórmulas más o menos complejas, cuál es la calificación de un estudiante. Así, la evaluación de los aprendizajes se realiza mediante un modelo de caja negra en el que el docente introduce un input concreto (distribución de estándares, discriminación entre básicos y no básicos, ponderación, relación con instrumentos de evaluación y competencias, calificación única o periódica…) y tras un proceso de cálculo artificial opaco para parte del profesorado, se obtiene un output en forma de calificación, en ocasiones, predecible pero en otros casos, desconcertante.

En segundo lugar, reduce la comprensión del proceso de evaluación por parte de todos los agentes que intervienen en él: profesorado, alumnado y familias, haciendo ininteligible para muchas personas algo tan irrenunciablemente transparente como debe ser la evaluación. Si no somos capaces de explicar algo y hacerlo comprensible ante nuestro receptor, es que realmente no terminamos de entenderlo. ¿Alguien ha sido capaz de justificar adecuadamente ante una familia un proceso de calificación obtenido mediante estos sistemas de evaluación de caja negra? Quizá debería plantearse organizar un MOOC para compartirlo con el resto de la humanidad.

En tercer lugar, terminará extendiendo el cajanegrismo en el profesorado. Es decir, lo realmente preocupante será a la larga, que el profesorado se acostumbre a no entender los mecanismos del proceso, limitando su labor a registrar datos numéricos de forma periódica y muchas veces excesivamente abundante, reduciendo la significatividad con la que debe contar el acto evaluador en su justo momento. Tan erróneo es calificar a un alumno con uno o dos datos trimestrales que proceden de la evaluación de sus aprendizajes, como introducir datos del rendimiento del alumnado diariamente en forma numérica (confiando en la capacidad de cálculo de la aplicación), lo cual conlleva una trivilización del acto evaluador. El cajanegrismo impondrá, a buen seguro, no solo una estandarización de la evaluación, sino también una estandarización de la programación docente. Una vez configurados los parámetros de la evaluación por primera vez, la programación de la aplicación informática rara vez será modificada. En gran parte, por miedo a desconfigurar su input y tener que afrontar una nueva labor de programación de resultado incierto. Por tanto, la definición de cajanegrización aportada por Bruno Latour (1999), parece venir como anillo al dedo para ilustrar qué podemos esperar de la planificación y la evaluación docente en este contexto:

El camino mediante el cual el trabajo científico o técnico se vuelve invisible a causa de su propio éxito. Cuando una máquina funciona eficientemente o un hecho está establecido con firmeza, uno solo necesita concentrarse en los beneficios que genere y no en su complejidad interior. Así, paradójicamente, sucede que la ciencia y la tecnología cuanto más éxito obtienen más opacas se vuelven.

La evaluación de los aprendizajes de los estudiantes, así como de la práctica docente del profesorado, requiere de sistemas transparentes de recogida de datos y de calificación. Frente a la caja negra, optemos por modelos de caja blanca en los que el docente sea consciente y capaz de explicar, no solo el input que introduce y el output que recibe, sino sobre todo el mecanismo por el cual se obtiene la calificación. O incluso de caja gris, en los que seamos capaces de explicar de manera sencilla el funcionamiento del cálculo aunque el proceso lo complete la máquina. No olvidemos que lo más relevante de cara a la existencia de una evaluación formativa, es aquello que sucede dentro de la caja.

Pero esta demanda de transparencia en la evaluación, solo puede venir acompañada de un nuevo planteamiento del currículo, en el que los estándares de aprendizaje evaluables sean reducidos en número y redactados de manera competencial. Factores que facilitarán el cálculo de la calificación, reduciendo el proceso de recogida de datos numéricos por alumno y grupo y, finalmente, harán innecesario relacionar variables informáticas para obtener un perfil competencial de la materia, hecho que sería de por sí evidente en el propio currículo. Incluso si alguien se tomase la molestia de rubricar los estándares de ese currículo más reducido y flexible, quizá todo el artificio técnico sería absolutamente superficial e innecesario.

Anuncios

From → Formación

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: