Skip to content
Tags

,

El corazón del proyecto. Formación en ABP para centros (2ª parte)

febrero 27, 2016

La segunda sesión de trabajo en una actividad de formación en centros dedicada al Aprendizaje basado en Proyectos, se sumerge en el corazón del proyecto. Un proyecto vivo es aquel capaz de proporcionar al alumnado un aprendizaje significativo. Se puede aprender haciendo, pero se aprende mucho más viviendo. Todos aprendemos de manera significativa cuando nos apasionamos con aquello que estamos estudiando, cuando no podemos concebir nuestra vida sin el recuerdo de esa experiencia. Por eso debemos enfocar el diseño de proyectos de aprendizaje a partir de su corazón, de manera que desde una vivencia personal inolvidable para nuestros alumnos, el proyecto les proporcione un conocimiento importante del currículo, fomente en ellos destrezas, habilidades y valores necesarios para desenvolverse con éxito en la sociedad en la que viven.

Love read. Imagen de Luis de Bethencourt en Flickr. Licencia CC BY

Love read. Imagen de Luis de Bethencourt en Flickr. Licencia CC BY

El corazón de un proyecto de aprendizaje bombea a partir de una pregunta o reto inicial planteado a nuestros alumnos; exigiendo que realicen una investigación en profundidad que dé una respuesta razonada a dicha cuestión o que plantee una nueva pregunta como conclusión; bombea autenticidad, porque el currículo se encuentra incardinado en los intereses y motivaciones de los alumnos, en su entorno personal o profesional; transmite la necesidad de un enfoque activo del aprendizaje, basado en la obligatoriedad de la reflexión, de la toma de decisiones y de la revisión continua del trabajo realizado; y finalmente, emite un producto final presentado de forma pública a una audiencia externa al centro, con el fin de contribuir a la construcción de una sociedad más justa.

El núcleo de un proyecto de aprendizaje exitoso está configurado por la adecuada planificación de tres elementos. En primer lugar, el diseño de las tareas integradas -y su capacidad de motivación-, que a partir del currículo seleccionado, deben suponer un auténtico estímulo de las competencias del alumnado y contribuir, de manera gradual, a la construcción del producto final elegido. En segundo lugar, el uso de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación en la planificación del proyecto; en su desarrollo, mediante procesos de creación de material, de colaboración entre el alumnado; y en su difusión posterior, a través de la publicación del material creado y la interacción con él y a partir del mismo. Resulta imprescindible que el uso de las TIC no solo responda a la necesidad de obtener información en el proyecto, sino que se oriente hacia la construcción de aprendizajes, de conocimiento, garantizando la participación del alumnado en el proceso con el fin de lograr el empoderamiento. En tercer lugar, es necesario aplicar estructuras y dinámicas de aprendizaje cooperativo en el aula. El aprendizaje cooperativo proporciona una visión del aula en la que por encima de la competitividad individual, prima el concepto de inclusión, aceptación y colaboración. Es un recurso muy valioso para estimular en los estudiantes la interdependencia positiva, la responsabilidad individual y grupal, el desarrollo de habilidades interpersonales, la interacción estimuladora y la evaluación por pares.

Además de la información proporcionada en la presentación, es recomendable que los participantes usen como guía en el diseño de sus proyectos, la rúbrica creada por el Buck Institute for Education para diseñar y planificar proyectos de aprendizaje. Es un documento que nos proporciona claves para poder evitar errores en el diseño de proyectos, basados en la experiencia y que pueden ser frecuentes en profesores que comienzan a trabajar con esta metodología. A continuación os comparto una versión revisada y traducida al castellano del documento.

Otros materiales complementarios enormemente interesantes, de gran utilidad en procesos formativos, son dos publicaciones sobre aprendizaje cooperativo en las que los docentes podrán encontrar no solo el marco teórico fundamental de este enfoque pedagógico, sino numerosas estructuras y dinámicas de aplicación directa en el aula, así como experiencias educativas desarrolladas en centros al respecto. Se trata de la obra de Pere Pujolàs Aprendizaje cooperativo y educación inclusiva y de un libro de Fernando Trujillo y Miguel Ángel Ariza titulado Experiencias educativas en aprendizaje cooperativo.

La consulta y el análisis del material citado, nos permitirá poder definir el producto final del proyecto y sus canales de difusión, las tareas integradas de la secuencia didáctica, las herramientas TIC que se van a emplear, así como las prácticas cooperativas que se desarrollarán. Es el momento, además, de seguir trabajando en el diario de aprendizaje o portafolio del proyecto, sobre cómo involucrar a más compañeros en el proyecto, con el fin de construir una experiencia educativa interdisciplinar.

El diseño de un proyecto de aprendizaje solo puede ser exitoso si se hace desde una profunda ilusión por la enseñanza y desde el conocimiento de la metodología. Es un regalo precioso que realizamos a los alumnos desde el corazón, siendo conscientes de que, como dijo John Dewey, “la actitud más importante que se puede formar es el deseo de seguir aprendiendo”.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: