Skip to content

Enseñar Historia hoy: ciudadanía crítica y competencias históricas

diciembre 28, 2016

La formación de la ciudadanía crítica del alumnado.

La enseñanza de la Historia habrá fracasado en el logro de uno de sus objetivos principales si no contribuye a la construcción de una ciudadanía crítica. Precisar el significado del concepto ciudadanía crítica no es una tarea sencilla y, obviamente, esta labor está sujeta en la actualidad a diferentes interpretaciones, enfoques e intereses. En el contexto de las sociedades democráticas avanzadas, parece recomendable que los alumnos de Enseñanza Secundaria adquieran una formación conceptual, procedimental y actitudinal que garantice: el ejercicio de una ciudadanía activa, consciente de sus derechos y anhelante de cambios, capaz de analizar con espíritu crítico la información que recibe desde diferentes fuentes y soportes; la sed de transparencia, un comportamiento que debe regular las relaciones de la ciudadanía con las instituciones; el deseo de participación en los debates y compromisos públicos unido al progreso en la madurez personal del alumnado y su responsabilidad en los procesos de toma de decisiones; la tolerancia y la integración social como actitudes necesarias en el contexto de diversidad de las sociedades contemporáneas; y el desarrollo de habilidades y competencias necesarias para la realización personal de los estudiantes en el mercado laboral de la sociedad del conocimiento. La Historia se entenderá, así, como una ciencia social al servicio de las personas y de los valores democráticos, de gran utilidad para entender y cambiar el mundo en que vivimos.

Este enfoque requiere emplear una metodología didáctica basada en la comprensión del pasado, la explicación de causas y consecuencias de acontecimientos históricos en un marco amplio en el que diversos factores se relacionan de forma compleja. El análisis de las fuentes históricas y de la narración del pasado o el cuestionamiento de diferentes relatos historiográficos está presente en la inmensa mayoría del quehacer diario del profesorado de Historia en las aulas de Secundaria. A lo largo de mis años de experiencia, no he conocido a ningún profesor que permaneciese aferrado a una enseñanza de la Historia apegada a la mera transmisión de información, acontecimientos, fechas, personajes o datos. El profesorado es muy consciente de la evolución de la historiografía y de las aportaciones más relevantes de las diferentes escuelas o tendencias, así como del poder formativo que tienen las ciencias sociales en el ámbito de la ciudadanía.

orwell_1984

Orwell: 1984. Imagen de Miran Rijavec en Flickr. Licencia CC BY.

La democratización de roles en el aula y metodologías activas de aprendizaje.

Sin embargo, uno de los retos pendientes en la metodología didáctica de la Historia es generalizar prácticas permitan al alumnado vivenciar en su clase, de manera cotidiana, experiencias de ciudadanía activa. Se trata, en definitiva, de convertir el aula de Historia en un microcosmos de la sociedad que queremos construir. Las metodologías activas de aprendizaje (análisis de casos, resolución de problemas, centros de interés, Aprendizaje basado en Proyectos, clase invertida, aprendizaje cooperativo…) ofrecen amplias posibilidades para poder hacer realidad esta pretensión. Resumimos algunas de las más significativas:

  1. Contextualizar las situaciones de aprendizaje en las motivaciones e intereses del alumnado, mediante la resolución de problemas, dando respuesta a preguntas complejas, potenciando el aprendizaje basado en retos y desafíos. De este modo el aprendizaje se puede vincular con el mundo real e incorporar, si es posible, técnicas de aprendizaje-servicio.
  2. Invitar al alumnado a sentir una mayor necesidad de saber y comprender la realidad, recurriendo a procesos activos de búsqueda, selección, análisis e interpretación de la información. Para ello resulta motivador que los alumnos manejen diversas fuentes con recursos en formatos variados (impresos, digitales, orales). El proceso de investigación ha de aplicarse en el aula con el rigor y la sistematización debidos, conllevando fases de preparación de la investigación, recogida de datos, formulación de conlcusiones, redacción de un informe y difusión del mismo.
  3. Dar la palabra y el poder de decisión a los estudiantes para que se involucren y se identifiquen con lo que estudian. Las metodologías activas elevan la toma de decisiones a una categoría primordial dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje. La libertad de elección refuerza la madurez personal del alumnado y permite que el aprendizaje se nutra de la vivencia personal de los discentes.
  4. Implicar activamente al alumnado en el proceso de revisión y evaluación de sus propios aprendizajes. El cambio metodológico practicado en el aula no empoderará a los estudiantes si no incorpora una mayor participación de los mismos en la evaluación. El proceso de reflexión y la obtención de conclusiones sobre el trabajo realizado son partes imprescindibles del aprendizaje, por lo que se hace necesario usar y diseñar herramientas de aprendizaje y de evaluación que se adapten a estas dinámicas, tales como diarios de aprendizaje, portafolios y rúbricas.

 

Una enseñanza basada en la adquisición de competencias históricas.

Distintas escuelas o métodos sobre el aprendizaje, entre los que destaca el constructivismo, han resaltado la importancia de crear redes conceptuales que garanticen la producción de aprendizajes significativos en el alumnado. Este enfoque se complementa con el desarrollo de las competencias de los discentes. Pero, ¿es posible determinar un modelo de competencias históricas eficaz para la enseñanza de la Historia? Recientes estudios de la didáctica de las Ciencias Sociales se han esforzado en proponer una definición de diferentes competencias históricas aportando ejemplos y materiales para su aplicación en el aula.

En opinión de Santisteban, González y Pagès (2010), la formación del pensamiento histórico debería contemplar cuatro tipologías de conceptos competenciales:

  1. La construcción de la conciencia histórico-temporal. La conciencia histórica es, en primer lugar, conciencia temporal. Implica que el estudiante sea capaz de entender la fugacidad de su propia existencia y su dependencia con una serie de relaciones entre los hechos del pasado, del presente y del futuro. El alumno de Historia tendría que considerar el pasado como una época diferente a la actual, discerniendo los cambios y las continuidades entre distintas etapas y ser capaz de extraer aprendizajes encaminados a su intervención activa en el presente, necesaria en los ámbitos político, social, cultural y personal. El tiempo histórico proporciona, así, no solo conocimiento sino también poder para transformar el presente y condicionar el futuro.
  2. Las formas de representación de la historia. La Historia se sigue escribiendo desde el presente. Su representación como relato se nutre, por una parte, de la narración de los hechos, de la descripción del qué ocurrió. Pero por otra parte, requiere de la formulación de explicaciones causales o intencionales de cierta complejidad que superen el marco positivista que se limita al dato. La descripción y la explicación del pasado desde un enfoque sistémico ayudará a los estudiantes a comprender la construcción de la Historia, sus escenarios, los personajes que han intervenido de modo sobresaliente y los hechos históricos más significativos. La enseñanza de la Historia puede y debe mostrar cómo se realiza el trabajo de los historiadores, cómo se escribe la Historia y qué procesos cognitivos se emplean.
  3. El aprendizaje de la interpretación histórica. La interpretación de la Historia es una competencia que se nutre de la lectura y el tratamiento de documentos o evidencias históricas, de la confrontación de textos con interpretaciones diferentes u opuestas y de la comprensión del proceso de construcción de la Historia. En definitiva, el trabajo con fuentes históricas tiene un gran valor epistemológico, didáctico y formativo, ya que además de ser relevantes para el conocimiento histórico, propician el aprendizaje de competencias históricas y la autonomía de los estudiantes al activar destrezas que mejoran su capacidad para seleccionar e interpretar la información.
  4. La imaginación/creatividad histórica. La imaginación histórica nos ayuda a entablar un diálogo creativo con el pasado y posibilita completar las lagunas que las evidencias materiales conservadas no permiten alcanzar. El trabajo de la imaginación histórica no debería orientarse hacia una fantasía histórica o historia ficción carente de método ni de rigor, sino que tendría que emplearse para dar sentido a las acciones y evidencias históricas, a través de la empatía y de la contextualización.
Santisteban Fernández, A. La formación de competencias de pensamiento histórico. En Clio & Asociados, 2010, nº 14, p. 39.

Santisteban Fernández, A. La formación de competencias de pensamiento histórico. En Clio & Asociados, 2010, nº 14, p. 39.

 Materiales y ejemplos para el aula: el Proyecto EDIA.

Cada vez son más los docentes que aportan ejemplos valiosos a tener en consideración para transformar la metodología de trabajo en la enseñanza de la Historia. Profesores que comparten sus experiencias en la red y que crean comunidades virtuales de trabajo que son un estímulo y un ejemplo para toda la comunidad educativa. Los Recursos Educativos Abiertos del Proyecto EDIA de CeDeC para la materia de Historia han sido diseñados con el propósito de responder a esta nueva visión de la enseñanza de las Ciencias Sociales, que busca despertar la ciudadanía crítica del alumnado mediante metodologías activas de aprendizaje basadas en la formación de las competencias históricas.

Referencias bibliográficas.

Santisteban, A. (2010): “La formación de competencias de pensamiento histórico”, en Clío & Asociados, 14, pp. 34-56.

Santisteban, A.; González, N.; Pagès, J. (2010): “Una investigación sobre la formación del pensamiento histórico”, en Ávila, R.M., P. Rivero, P.L. Domínguez (coords.). Metodología de investigación en Didáctica de las Ciencias Sociales, Fernando el Católico-Diputación de Zaragoza/ AUPDCS.

Anuncios
One Comment

Trackbacks & Pingbacks

  1. Tu Fas Història

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: